¿Preocuparse o mejor ocuparse?

Sufrir por causas imaginarias, preocupándonos innecesariamente por algo que tememos y que a lo mejor nunca va a pasar, es de lo más absurdo que hacemos los seres humanos. Se dice que el 90 por cierto de los pensamientos temerarios que tenemos nunca llegan a ocurrir. Esto hace que la persona genere un sentimiento de ansiedad y malestar bastante frecuente en su día a día.

Por el contrario, si es cierto, que nos ha pasado algo, y me preocupa, todas las personas tienen el poder de gestionar lo que les está pasando, y elegir la mejor opción para ese problema, donde al final me estoy ocupando de resolver mi problema, que es lo que nos hace crecer y más fuertes, en vez de preocuparme y generar pensamientos negativos con todo lo que ello conlleva. El poder ocuparme y finalmente gestionar mi problema PUEDE IMPLICAR DOS ACCIONES: ACEPTAR lo que me ha pasado, y CAMBIAR lo que no me gusta para poder resolver el problema y sentirme bien.

Entradas Recientes

Deja un comentario